Somos Camboya

Hola.

Me llamo Phalla y la historia de Camboya Increíble es también mi historia.

Todo empezó cuando, hace 10 años, mi padre, Salvador Fernández, viajó por primera vez a Camboya en el 2002, hace 18 años. Tras 7 años de viajes constantes, hace ya más de 10 años, en el 2009, decidió abandonar definitivamente su acomodada posición en España para cambiar su estilo de vida.

Nada más pisar mi país, se enamoró. Nuestros paisajes, nuestra cultura, nuestros templos, nuestra forma de vivir la vida le atraparon y le siguieron cautivando a medida en que seguía descubriendo nuevos lugares, enigmáticos rincones y estupendos amigos.

Pronto decidió quedarse a vivir y enseñar al mundo que Camboya es un país fantástico, dispuesto a acoger a los visitantes con los brazos abiertos y una sonrisa de oreja a oreja. Unos años después, nacía Camboya Increíble.

Cuando nos vimos por primera vez yo tan solo era una niña. Como tantos otros, vivía en un orfanato y soñaba con que algún día podría estudiar. Salva decidió ayudarme y cuidarme desde el primer momento, convirtiéndose en mi familia adoptiva.

Después de terminar mis estudios, entré a formar parte de Camboya Increíble y ahora soy su directora general.

Todos nuestros trabajadores son camboyanos. Personas con una historia muy dura detrás que, gracias a Camboya Increíble, han podido acceder a unos ingresos estables que les han permitido mejorar sus vidas.

En nuestra oficina trabajan 7 personas y tenemos un equipo de 60 personas que realizan diversas funciones relacionadas con nuestros viajes: guías, motoristas, conductores de tuk tuks y conductores de barcos.

Esther se incorpora al projecto de Camboya Increíble en el 2010.
Médico de profesión, también decide darle un cambio a su vida y unirse a esta apasionante aventura tras enamorarse de Camboya y de sus gentes.
Esther aporta un plus de orden y estructura a la organización.
Con ella se cierra el equipo perfecto desde la coordinación interna de la empresa hasta el cuidado del más mínimo detalle.
Pone especial énfasis en el cuidado de los clientes, los cuales desde su llegada y hasta el día de su marcha reciben una atención única.

Gracias a nuestro conocimiento del país, organizamos viajes y experiencias a tu medida, que no salen en las guías de viajes y que te permitirán conocer Camboya como un camboyano.

Pero, sobre todo, Camboya Increíble es una gran familia, de la que todos estamos orgullosos de pertenecer y hacer crecer.

Luy, conductor de Tuk Tuk

Hola, me llamo Luy Thini y soy conductor de Tuk Tuk en Siem Reap, una bonita ciudad cerca de los fantásticos templos de Angkor en Camboya. Mi trabajo consiste en descubrir lugares insólitos y templos remotos de Camboya y enseñárselos a los clientes. Desde el año pasado, también coordino el equipo de tuk tuks de Camboya Increíble en los templos de Angkor.

Durante años fui soldado hasta que en 1997, recibí dos disparos en un enfrentamiento con las tropas rebeldes del Khmer Rojo. Uno de ellos me provocó heridas en mi pierna, que tuvo que ser amputada posteriormente. Una señora me acogió como su hijo y cuidó de mí. Gracias a ella conseguí salvar la vida.

En el año 2004 compré una moto y comencé a llevar clientes a los templos y en 2006 compré mi propio tuk tuk. Fue entonces cuando conocí a Salvador, estaba buscando clientes en el aeropuerto y me paró para llevarlo a la ciudad. Desde entonces, no hemos dejado de trabajar juntos.

Mi vida ha cambiado mucho desde que trabajo con Camboya Increíble ya que tengo asegurados unos buenos ingresos que me permiten ahorrar y vivir mejor. Actualmente tengo 4 hijos, el mayor está estudiando inglés y pronto empezará a estudiar español para que cuando acabe los estudios pueda trabajar con Camboya Increíble.

Chong, una vida en la moto.

Me llamo Chong y nací y vivo en la provincia de Kompong Thom, muy cerca de los templos de Sambor Prey Kuk. Con mi moto, llevo a los viajeros a descubrir los templos de Camboya por caminos y senderos que solo conocemos los camboyanos, alejados de las rutas turísticas.

Antes de trabajar para Camboya Increíble, me dedicaba a trasladar con mi moto a los campesinos desde la ciudad hasta las zonas rurales y apenas conseguía dinero para dar sustento a mi familia. Durante la época del Khmer Rojo trabajé como campesino.

Conocí a Salva tomando un café cerca del mercado de la ciudad. Tras charlar un rato, Salva me pidió que le llevará a ver templos de la zona. Me dijo que no quería ir por carretera. ¡Quería conocer Camboya como un camboyano, transitando por los caminos! Así lo hice y estuvimos todo el día visitando lugares de la zona.

Unos días más tarde Salva volvió y estuvimos una semana recorriendo el campo, aldeas, pagodas y zonas que ni yo mismo sabía que existían. Poco a poco fuimos preparando diferentes recorridos y un día me llamó para decirme que teníamos los primeros viajeros. De esto hace 10 años, y los viajeros quedaron encantados visitando zonas de Camboya a las que no llegarían nunca por su cuenta.

Hoy en día, gracias a los viajeros de Camboya Increíble, mi familia vive bien y mis hijos han conseguido ir al colegio y a la universidad.

El Los, pescador y guía.

Me llamo El Los y, desde que era un niño, siempre me he dedicado a la pesca. Ahora también enseño a los viajeros de Camboya Increíble los rincones más bonitos del río y cómo viven mis vecinos.

Después de media vida sobreviviendo de la pesca, un día conocí a un tipo extraño que me pagó para que le subiera con mi barca río arriba y le enseñara la zona. Se llamaba Salva. Desde entonces, además de pescador, soy guía de Camboya Increíble.

Me encanta enseñar a los viajeros paisajes impresionates y casi despoblados de mi país, hablarles de nuestra cultura y de nuestra forma de vida.

Desde que trabajo con Camboya Increíble, los ingresos de mi familia han crecido un 60% y ya solo salimos a pescar como actividad de ocio o para nosotros mismos.

Ra, un habitante del río.

Me llamo Ra y con mi barca me dedico a llevar a los viajeros a explorar ríos, cascadas y manglares de Camboya tan impresionantes como ocultos a las habituales rutas turísticas.

Cuando conocí a Salva no había carreteras para llegar Koh Kong, una de las zonas más bonitas que visitar en Camboya. Por aquel entonces vivía de la pesca y de trasladar aldeanos río arriba y abajo. Un día un amigo me comentó que había un extranjero buscando a alguien que quisiera llevarla e descubrir el río y me ofrecí.

Durante dos días recorrimos varios ríos de la zona, visitamos manglares, cascadas y áreas completamente remotas. Los mismos lugares a los que ahora me dedico a trasladar a los viajeros de Camboya Increíble.

Desde entonces, mi vida ha mejorado mucho. Ahora incluso tengo un pequeño restaurante y poco a poco el nivel de vida de mi familia va subiendo. Me encanta ver cómo los viajeros disfrutan descubriendo los lugares más remotos e impresionantes de Camboya.

Nak, la guía de los templos.

Hola, me llamo Nak y soy feliz enseñando los templos de Camboya a los viajeros que vienen a conocer el país con Camboya Increíble.

Mi vida nunca ha sido fácil. Cuando tenía 3 años, mi familia fue trasladada a la ciudad de Phnom Penh en plena época del Khmer Rojo. Dos años después, habían fallecido todos y yo vivía sola en la calle. Por suerte, un hombre me reconoció y me trajo a Battambang, donde vivo desde entonces.

A Salva lo conocí hace muchos años visitando un templo. Un tiempo después, me preguntó si me gustaría trabajar en Camboya Increible haciendo lo que sabía hacer, enseñar templos y acompañar clientes por el campo para enseñarles el estilo de vida en la zona. No lo dudé ni un segundo.

Desde entonces no sé a cuanta gente le habré enseñado los templos de la zona y me siento muy feliz. Cada mes recibo unos ingresos que me han permitido mejorar mi vida y afrontar las necesidades que me van surgiendo. Además, tengo una nueva familia de grandes amigos que me ayudan en caso de tener algún problema.

Dy, jefe de conductores de tuk tuk.

Hola, me llamo Dy, soy conductor de tuk tuk en la ciudad de Battambang y dirijo el equipo de conductores que trabaja para Camboya Increíble.

Tengo 51 años y dos hijas y, desde siempre, trabajo como conductor de tuk tuk en la ciudad. Hace años que conocí a Salva y que transporto a los viajeros de Camboya Increíble y, desde hace un tiempo, también soy jefe de zona.

Desde que colaboro con Camboya Increíble ya no tengo que estar constantemente en la calle buscando viajeros y el nivel de vida de mi familia ha mejorado considerablemente.Mis hijos ahora pueden estar escolarizados y cada noche duermo tranquilo.

Bros, conductor de moto en la zona de Pursat.

Hola, me llamo Bros y con mi moto descubro a los viajeros la vida en el campo de Camboya por caminos tranquilos y paisajes increíbles.

Soy de Pursat, una zona muy pobre de Camboya donde solo hay vacas, aldeas y campos de arroz. Durante la época del Khmer Rojo sobreviví cortando hojas para hacer fertilizantes en la ciudad de Takeo, pero prefiero olvidar esa época.

Hace años, me sorprendí al descubrir que un extranjero llamado Salva estaba organizando viajes para conocer esta zona. Al principio no entendí que alguien estuviera interesado en conocer un lugar tan poco turístico pero poco a poco comprendí que esa era la magia.

Desde entonces, con mi moto traslado a los viajeros que quieren conocer la auténtica vida rural de Camboya.

Desde que trabajo con Camboya Increíble, la economía de mi familia ha mejorado y la verdad es que nos encanta recibir y conocer a todos los extranjeros que vienen a conocer la Camboya de verdad.

Wy, recorriendo con la moto la auténtica Camboya.

Hola, me llamo Wy y con mi moto llevo a los viajeros que quieren visitar Camboya de una forma diferente por el campo y las aldeas de la zona de Kompong Cham.

Conocí a Salva en la en la estación de autobús de Kompong Cham, mientras estaba buscando clientes. Me pareció un extranjero especial desde el primer momento, ya que hablaba Khmer, la lengua del país.

Me pidió que nos fuéramos a recorrer los caminos de la zona en moto. Mientras, él tomaba muchas notas y hacía muchas fotos. Unas semanas más tarde regresó cargado de mapas, planos y su inseparable cámara de fotos. Estuvimos 3 días trabajando.

Un par de meses después llegó nuestro primer viajero y quedó encantado por cómo le habíamos enseñado el campo y las aldeas de la zona.

Ahora mi familia está muy contenta porque tenemos una situación económica estable y que siempre tenemos a Camboya Increíble para ayudarnos en lo que necesitemos.

Somos locales. Hemos nacido y crecido en Camboya. Viajando con nosotros vivirás una experiencia auténtica, muy alejada de los viajes convencionales.

Descubre con nosotros la Camboya más increíble. Escríbenos y te enviaremos información en menos de 24 horas.

Contacta con nosotros