Precioso, maravilloso, grande, enorme, amable, cariñoso,…estos son solo algunos de los adjetivos de los muchos que se podrían utilizar para describir nuestro fantástico viaje por Camboya, pero destacaría ante todo el cariño recibido de los camboyanos y la humanidad y el amor que

transmiten hacia este país  todo el equipo de Camboya Increíble.

En un país de lontananzas y frondosidades, de arroz y chocolate, de lodazales y mares, de religiones y fábulas, de nagas que valen una vida, y sobretodo de amistad y cariño, todos estos adjetivos consiguen su máxima expresión.

Gracies per tot, estimats amics, tornarem a veure’ns.

Aixa en Camboya