Por fin os escribimos! Mira que han pasado cosas después de nuestro viaje a Camboya. Pero una lección si que aprendimos del pueblo camboyano: mantener siempre la sonrisa a pesar del sufrimiento. Gracias por cuidar tan bien de nuestro compañero Julián y el resto del equipo. Ya sabéis que cuando volvieron a Valencia Canal 9 era historia. Les dejaron en la estacada. Vosotros, jamás. Nuestro viaje es lo último bueno que nos pasó este 2013 y fue por vuestra dedicación y forma de trabajar. Es el viaje organizado menos turístico que hemos hecho nunca y sabemos de lo que hablamos. Nos encantó ver como involucráis a la gente local en la aventura. Nos dio la sensación de estar ayudando a los camboyanos de una forma real y directa. Ellos además de trabajo tienen la oportunidad de enseñarnos su maravilloso país. Paisajes vírgenes, naturaleza desbordante, ríos inmensos, una historia reciente tan desgarradora, hoteles de primera, cuidadísimas sorpresas, grillos fritos, todo imprevisible … incluso a veces llueven serpientes y vuelas por los aires!!!!! Pero sobre todo la hospitalidad sincera, los buenos modales y la sonrisa eterna del pueblo Khemer. Para el nuevo viajero que nos lee: no te lo pienses! Cógete de la mano de Salva y déjate llevar en moto, tuc tuc, tren de bambú, canoa, lancha, furgoneta … Siempre te sentirás seguro y nunca lo olvidarás.

Genar y Mireia en Camboya

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Genar y Mireia en su viaje a Camboya

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Viaje a Camboya de Genar y Mireia