En estos días he tenido de nuevo la suerte de colaborar con el  insigne y extensamente premiado periodista Vicente Romero. Para los que no lo sabéis, Vicente fue uno de esos corresponsales de guerra de los antiguos, de los de verdad. En la época de los 70, cuando esta zona era un auténtico avispero, el amigo Vicente andaba por aquí enviando crónicas a televisión y diferentes periódicos (no hace falta resaltar que no había internet ni cámaras digitales). Hace unos tres años y con motivo del rodaje del programa “Buscamundos” tuvimos la ocasión de conocernos y compartir experiencias y anécdotas propias del rodaje. Ahora Vicente ha vuelto a Camboya en compañía de su hijo Miguel y han estado rodando y recopilando historias que muy pronto verán la luz en los medios de España. Oír a Vicente contar las historias y anécdotas de su trabajo como corresponsal por estas tierras es un auténtico lujo.  Nadie mejor que él para contar en primera persona y sobre el terreno lo convulso del sudeste asiático en los 70. Compartir estos días de rodaje con uno de los grandes entre los grandes ha sido un placer. Gracias Vicente por permitir a Camboya Increíble ser parte de “la voz de la igualdad” desde esta parte del planeta.

Vicente Romero en Camboya