Cuando contraté por internet el viaje a Camboya,  tenía dudas si existiría algo/alguien detrás. La incertidumbre se acabó cuando en el aeropuerto de Phnom Penh conocimos a nuestro guía que estaba allí para darnos la bienvenida. Desde ese momento, nos acompañó, nos informó, nos cuidó y nos enseñó una Camboya increíble: a veces en barca, a veces en moto, a veces en tuc-tuc. Sin darnos cuenta, habían pasado los 12 días entre pagodas, templos, campos de arroz, manglares… El viaje me encantó.

Como “pero”, diría que la estancia en Sihanoukville, me resultó muy breve. Me pido otro día más de disfrutar de esta playa maravillosa.

Carmen vino a Camboya

Carmen en Camboya Carmen en Camboya Carmen en Camboya