Después de haber visitado muchos de los países del sudeste asiático, Camboya era uno de nuestros destinos pendientes, y no nos defraudó.
Son muchas las razones por las que el país nos fascinó, pero sin duda, una de las principales fue la elección de Camboya Increíble para la organización del viaje. En todo momento, desde la preparación y diseño de la ruta, hasta la finalización, Esther y Salva te hacen sentir muy cómodos, sobre todo por su amabilidad y cercanía, pero también por su profesionalidad y minucioso conocimiento del país.

El viaje estaba perfectamente organizado, con multitud de detalles, sin ningún tipo de incidencia durante 2 semanas. Es algo especialmente difícil y digno de valorar, por el tipo de país que es, y sobre todo, porque el tipo y formato de experiencia que CI propone,  que es probablemente lo más cercano que se puede estar a la vida cotidiana de un país, su patrimonio y sus gentes. 

Camboya es un país fantástico, mucho más que Siem Reap, lleno de encanto y de una energía positiva que se contagia. Es rico en sus paisajes y monumentos, pero lo es más en sonrisas y amabilidad. 

En definitiva, nos llevamos en la memoria y en el corazón un bonito viaje y una experiencia enriquecedora. Muchas gracias a CI por proponer y facilitar un tipo de viaje que te permite conocer el país de esa forma; y por hacerlo muy bien. Agradecimientos a Esther y Salva, y a todas las personas que conocimos por el camino: guías, conductores, acompañantes….ojalá hayamos dejado en ellos al menos una pequeña parte de la huella que ellos han dejado en nosotros.

 

Rafael y Marlene en Camboya Rafael y Marlene en Camboya Rafael y Marlene en Camboya Rafael y Marlene en Camboya Rafael y Marlene en Camboya Rafael y Marlene en Camboya Rafael y Marlene en Camboya